Patrimonio Monumental

La Costa Brava y las comarcas gerundenses ofrecen un amplio abanico de espacios monumentales y pueblos medievales que merecen una visita. En la ciudad de Girona es obligada la visita a la catedral con la nave gótica más grande del mundo, la iglesia de Sant Feliu, el monasterio de Sant Pere de Galligants, la judería, el conjunto de Sant Domènec, la muralla y los edificios del arquitecto modernista Rafael Masó, coetáneo de Gaudí. Para los amantes de la arqueología es recomendable visitar el poblado ibérico de Ullastret y los restos griegos y romanos de Empúries. Si lo que le gusta son los conjuntos medievales es necesario visitar los pueblos de Vilabertran y de Peralada y el monasterio de Sant Pere de Rodes en la zona norte, el municipio de Besalú, a pocos kilómetros de Girona, y los bonitos pueblos de Pals, Monells, Palau-sator y Peratallada en el Baix Empordà o el antiguo municipio de Tossa en el sur.